Citología

¿Quiere saber más sobre la ecografía?

Es el método más seguro para conocer el estado general del embarazo y según las semanas de gestación, tiene sus indicaciones específicas.

El examen es de tipo imagenológico, es decir, que a través de ondas sonoras permite ver el desarrollo del feto dentro del útero de la madre. Además, también es utilizado para ver los órganos pélvicos de la madre durante su embarazo.

Para la realización de este procedimiento por lo general recomiendan que la madre, 1 hora antes de la prueba, tome 2 o 3 vasos de agua para tener la vejiga llena y así tener una mejor imagen.

La ecografía obstétrica o ultrasonografía es una exploración que no emplea radiación ionizante.

¿Cómo se realiza?

La madre permanecerá acostada durante el procedimiento, mientras el asistente o encargado aplicará un gel a base de agua en el abdomen, vientre y la pelvis que permitirá que la sonda manual envíe ondas sonoras, incluso al feto, y estas rebotarán para así producir una imagen en el ecógrafo lo cual dirá cuanta semanas tiene.

En ocasiones al principio de embarazo se puede hacer la ecografía por vía trans-vaginal, en este caso la vejiga debe estar vacía.

Background Image

Limitaciones diagnóticas

El ultrasonido obstétrico no puede identificar todas las anormalidades del feto.

Por ende, cuando existen sospechas de una posible anormalidad a nivel clínico o de laboratorio, una mujer embarazada puede tener que someterse a pruebas no radiológicas tales como amniocentesis (la evaluación del fluido extraído del saco que rodea al bebé) o a un muestreo de la vellosidad coriónica (evaluación del tejido de la placenta) para determinar la salud del bebé, o puede que sea derivada por su médico de atención primaria a un perinatólogo (obstetra que se especializa en embarazos de alto riesgo).

Citología

¿Que experimentaré durante y después del procedimiento?

En algunas ocasiones durante el ultrasonido obstétrico, el ecografista podría tener que presionar con mayor firmeza para acercarse más al embrión o feto y así visualizar mejor la estructura.

Cualquier molestia es en general mínima y temporal.

Si se lleva a cabo un estudio por ultrasonido Doppler, es posible que oiga sonidos similares al pulso, que varían en tono mientras se controla y mide el flujo sanguíneo.

Con la exploración trans-vaginal, se puede experimentar una pequeña incomodidad cuando el transductor se inserta dentro de la vagina.

Por lo general, este examen de ultrasonido se completa en 30 minutos. Cuando el examen finaliza, es posible que se le pida a usted que se vista y que espere unos pocos minutos mientras se revisan las imágenes obtenidas por ultrasonido. Luego de someterse a un examen por ultrasonido, debería poder retomar sus actividades normales inmediatamente.

Compartir en Redes Sociales

Solicitar una cita en Clínica Bau 
Llámanos al 957 492 049 o rellena el formulario